viernes, febrero 23, 2024
spot_img
InicioHistoria del Real MurciaEl director deportivo del Real Murcia número 14 del Siglo XXI
spot_img

El director deportivo del Real Murcia número 14 del Siglo XXI

Javier Recio ha sido nombrado nuevo director deportivo del Real Murcia, siendo el número 14 desde que comenzó el siglo. Recordamos a todos los profesionales que han ocupado este puesto desde el año 2001.

El Real Murcia ha sido testigo de una auténtica danza de directores deportivos a lo largo del siglo XXI, en su incansable búsqueda de estabilidad y éxito en el ámbito deportivo. El club ha experimentado una sucesión de cambios en su organigrama deportivo, cada uno con la esperanza de llevar al equipo hacia nuevos horizontes.

El último nombre en sumarse a esta lista es el de Javier Recio, recientemente nombrado director deportivo del club. Su llegada ha generado grandes expectativas entre los seguidores del Real Murcia, quienes esperan que marque un antes y un después en la gestión deportiva del equipo.

Recio se une a un grupo de directores deportivos que han dejado su huella en el club, algunos con éxitos resonantes y otros con resultados menos satisfactorios. Desde el comienzo del siglo XXI, el Real Murcia ha sido testigo de la llegada y partida de diversos profesionales encargados de trazar el rumbo deportivo del equipo.

Repasemos todos los nombres que han dirigido la parcela deportiva del club pimentonero a lo largo de este siglo.

Eduardo ‘Chato’ González (1999-2002)

El exjugador y entrenador del Real Murcia, Eduardo ‘Chato’ González, se convirtió en director deportivo en 1999. Durante sus tres temporadas en el cargo, logró destacar el ascenso a Segunda División, la contratación de Pepe Mel como entrenador y fichajes clave como José Luis Rodríguez Loreto, uno de los máximos goleadores en la historia del club. Sin embargo, discrepancias con los hermanos Samper provocaron su salida al finalizar la temporada 2001/02.

Juan Antonio Samper (2002-2004)

Pese a que oficialmente su cargo era el de ‘vicepresidente deportivo’, era conocido por todos que quien fichaba durante las temporadas 2002/03 y, especialmente la 2003/04, era Juan Antonio Samper, hermano del expresidente Jesús Samper.

Criticado por gran parte del murcianismo, fue el gran responsable del descenso del club a Segunda División como último de la categoría con fichajes como Esnaider, Roteta, Cuqui Juárez o Roberto Fresnedoso. Por otro lado, en su haber también cuenta con aciertos como el fichaje de Richi, Iván Hurtado, Daniel Jensen o Luis García.

Aunque tras ese descenso dejó de formar parte de la primera línea de la parcela deportiva, siguió siendo parte de las decisiones del club hasta el fallecimiento de su hermano y presidente, Jesús Samper.

Mario Armando Husillos (2004-2006)

Husillos, jugador del Real Murcia durante la década de los 80s, llegaba al Real Murcia como director deportivo con el objetivo claro de devolver al equipo pimentonero a Primera División tras el descenso de la 2003/04.

Pero las cosas no salieron como el argentino tenía previsto. Y es que, en su primera temporada en la que un fatídico inicio llevó a destituir a Manolo Preciado en las primeras jornadas, Husillos llegó a dirigir al equipo durante varios partidos hasta la llegada de Juan Casuco.

Pese a que la relación de Husillos con Casuco no era la mejor desde un primer momento, conseguir la permanencia de forma más o menos tranquila, cuando no llegó en una situación nada fácil, obligó al argentino a contar con el entrenador aguileño para la siguiente temporada.

Desde un primer momento salieron a la luz desavenencias entre los dos y, Jesús Samper optó por prescindir de ambos a mitad de la temporada 2005/06 tras los malos resultados cosechados por el club en la segunda parte de la temporada.

José Antonio García Franco (2006-2010)

Pese a que ha sido el director deportivo que más tiempo ha pasado en el cargo en todo lo que llevamos de Siglo XXI, se podría decir que las primeras tres temporadas ocupándolo fueron totalmente testimoniales.

Y es que, con la llegada de Lucas Alcaraz en la temporada 2006/07, Jesús Samper decidió que fuese el entrenador el encargado de realizar los fichajes, algo que solo funcionó aquella campaña, en la que se consiguió el ascenso a Primera División, ya que la temporada siguiente, con el mismo modelo de dirección deportiva, Alcaraz confeccionó un equipo que terminó descendiendo, de nuevo, a Segunda División y por el que, hoy, se siguen arrastrando varios millones de euros de deuda.

No fue muy distinto el año siguiente bajo la batuta de Javier Clemente, cuando las altas rescisiones y fichajes con altas fichas pero sin conocimiento de la Liga Española, llevaron al equipo a coquetear con un nuevo descenso de categoría durante gran parte de la temporada.

En la temporada 2009/10 si que se le encarga a García Franco el confeccionar la plantilla con plenos poderes, aunque el resultado no pudo ser peor, ya que el club terminó la temporada descendiendo a Segunda División B en el fatídico partido de Montilivi ante el Girona, algo que terminó costando el puesto a García Franco, quién aseguró que esta vez sí, era el máximo responsable del resultado deportivo.

Sergio Fernández (2010-2011)

Fue uno de los integrantes de la plantilla que descendió a Segunda División B en la campaña 2010/11, por lo que pasó directamente de los terrenos de juegos a los despachos, no pudiendo ser mejor su balance en la única temporada que ejerció como máximo mandatario de la parcela deportiva, pues consiguió devolver al equipo a Segunda División en solo un año.

Al finalizar la temporada, Sergio Fernández se marcha del club ya que aseguraba que tenía una oferta “de alguien muy importante en su vida”, refiriéndose al Hércules CF, quién le ofreció comandar la dirección deportiva del club.

Chuti Molina (2011-2014)

Chuti Molina llegó al Real Murcia procedente de la secretaría técnica del Real Valladolid. Su objetivo era construir un proyecto a largo plazo, y su experiencia en el desarrollo de canteras le respaldaba. Sin embargo, las dos primeras temporadas no fueron muy exitosas, a pesar de fichajes como Iturra o Matilla. Incluso se produjo un descenso deportivo en la temporada 2012/2013, aunque el descenso administrativo del Guadalajara salvó al equipo de la Segunda División B.

El mayor logro de Chuti Molina en el Real Murcia llegó en la temporada 2013/2014, cuando llevó al equipo a la cuarta posición y disputó los playoffs de ascenso a Primera División, a pesar de contar con un presupuesto inferior al de otros clubes de la categoría. En el verano de 2014, Chuti Molina abandonó el club debido al descenso administrativo del Real Murcia a Segunda División B.

Guillermo Fernández Romo (2016)

Tras dos temporadas en las que el cargo de director deportivo estuvo desierto por las dificultades económicas del club, Guillermo Fernández Romo llegaba al Real Murcia para formar, quizás una de las plantillas más austeras de la historia del club.

Tuvo un paso efímero, en el que, además, muchos eran los rumores que decían que su objetivo pasaba por ser entrenador del club, algo que no gustó al aficionado grana.

Tras la llegada de Raúl Moro a la presidencia del club, Guillermo Fernández Romo pidió salir de la entidad, ya que la nueva directiva quería recolocarlo en otro puesto, algo que no aceptó.

Deseado Flores (2017)

Con la llegada de Raúl Moro al club, se le encargó la parcela deportiva a Deseado Flores, quien contaba con experiencia previa en el mismo cargo en el FC Cartagena.

A partir de esta etapa fue cuando la deuda del club, que ya era desorbitada de por sí, comenzó a crecer sin ningún tipo de sentido por jugar una y otra vez al ascenso como única carta de supervivencia del club.

Prueba de ello fueron los 34 fichajes de los que Deseado Flores fue responsable en los trece meses en los que dirigió la parcela deportiva del club, algunos con un buen rendimiento como Sergi Guardiola, Josema o Victor Curto, pero otros muy por debajo de las fichas ofrecidas por el club, como fueron los casos de Llorente, Borja Gómez, Fede Vega o Álex Ortiz.

Deseado Flores abandonó el Real Murcia con la llegada de Mauricio García de la Vega a principios del año 2018, siendo uno de los responsables de la llegada del mexicano a la presidencia del club, lo cual comenzó un periodo que ponía aún más complicada la supervivencia del equipo pimentonero.

Pedro Gómez Carmona (2018)

Pese a que estuvo menos de tres meses en el club, el legado de Pedro Gómez Carmona fue desastroso en lo que a lo económico se refiere, ya que, pese a que deportivamente consiguió traer fichajes que hicieron que el equipo se clasificase para el play off de ascenso, como fueron Chrisantus, Molo o Carlos Martínez, los despidos de Borja Gómez o Mateos, supusieran varios cientos de miles de euros a las arcas del club.

Además, pese a que se decía que su nómina era cercana a 4.000 euros al mes, no dudó en embargar al club por cerca de 70.000 euros al alegar un despido improcedente a la llegada de Victor Gálvez al club.

Toni Hernández (2018)

Como socio de los Gálvez, Toni Hernández no dudó en abrir la billetera durante el mercado de fichajes previo a la temporada 2018/19. Sus contrataciones de jugadores como Alfaro, Chumbi, Mackay, Sergi Maestre y Heber Pena, entre otros y sin mencionar a Dani Aquino, cuya venta en invierno dejó más dinero en las arcas del club del que costó su adquisición, terminaron de desangrar las ya maltrechas finanzas del Real Murcia, poniendo en serio peligro la supervivencia de la institución.

Además, Toni Hernández era apoderado de la empresa ‘Puro Futbol Consulting’, la cual recibía ingresos por concepto de marketing del Real Murcia sin una justificación clara, lo que aumentó las sospechas sobre sus intenciones en el club.

Poco antes de la salida de Victor Gálvez de la entidad, Toni Hernández abandonó su puesto alegando sentirse engañado por la propiedad del Real Murcia, aunque no ofreció ninguna justificación respecto a los ingresos que recibía su empresa por parte del equipo grana.

Pedro Cordero (2018-2019)

El exfutbolista cartagenero llegó al club de la mano de la PARMU en una de las etapas más complicadas en la historia del Real Murcia, durante el mandato de Txema Almela como presidente. Cordero se enfrentó a la salida de jugadores debido a los altos salarios que percibían y, al mismo tiempo, se esforzó por mantener competitivas las opciones deportivas del club, ya que un descenso de categoría hubiera sido insostenible para la supervivencia de la entidad.

Sin embargo, Pedro Cordero abandonó el club apenas tres meses después de su llegada, en marzo de 2019, cuando el Consejo de Administración decidió que era Julio Algar quien debía asumir las riendas de la parcela deportiva.

Julio Algar (2019-2021)

Este también exfutbolista convenció a figuras influyentes dentro del Consejo de Administración, como Daniel Moreno o Emilio García, de que era el indicado para liderar el proyecto deportivo.

Tras la salida de Cordero, Algar comenzó a trabajar en esta dirección. Inicialmente, asumió el rol de entrenador del club tras la marcha de Manolo Herrero, pero los resultados fueron lamentables y casi llevaron al Real Murcia a la Tercera División.

Posteriormente, Julio Algar se centró en la parcela deportiva, pero en sus dos temporadas al frente hubo más sombras que luces. Surgieron problemas con el entrenador Adrián Hernández, fichó a su propio hijo para el primer equipo y contrató jugadores que no estaban a la altura, lo que finalmente llevó al club a descender a Segunda RFEF.

Estos hechos minaron la confianza de la afición pimentonera y del presidente Francisco Tornel, lo que le costó a Algar su puesto.

Manolo Molina (2021-2022)

Con experiencia previa en equipos de la Región como el Lorca o el UCAM Murcia, Manolo Molina llegaba al Real Murcia a traer algo de la seriedad perdida en años anteriores con directores deportivos que no dieron la talla en lo que a trabajo se refiere.

De la mano de Mario Simón creó un equipo de trabajo que consiguió que el club consiguiese ascender a Primera RFEF con fichajes de gran nivel para la categoría como fueron los de Mario Sánchez, Serna, Ganet, Julio Gracia o Alberto González.

Finalmente, tras varias discrepancias con Agustín Ramos, Manolo Molina abandonó el club antes del comienzo de la temporada 2022/23.

Javier Recio (2023-)

Tras una temporada en la que el puesto de director deportivo ha quedado desierto en favor de una comisión deportiva formada por Mario Simón, Agustín Ramos, Antonio Pedreño e Ismael Garrido, entre otros, llega Javier Recio de la mano de Felipe Moreno con el objetivo claro de devolver al Real Murcia al fútbol profesional.

- Advertisment -spot_img
RELACIONADO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

LO + LEÍDO