viernes, febrero 23, 2024
spot_img
InicioHistoria del Real MurciaEl Real Murcia, clave en la historia de la Selección Española Femenina
spot_img

El Real Murcia, clave en la historia de la Selección Española Femenina

La selección española femenina de fútbol ha asegurado su lugar en la final del Mundial de fútbol, haciendo historia y dejando una huella imborrable en el deporte español. El equipo dirigido por Jorge Vilda logró este hito tras vencer a Suecia este martes 15 de agosto por 2-1 en las semifinales del torneo que se lleva a cabo en las tierras australianas y neozelandesas.

Sin embargo, este logro no puede ser mencionado sin remontarnos al pasado, a un momento crucial que marcó el inicio de un largo camino: el primer partido de la selección española femenina y en el que mucho tuvo que ver el Real Murcia.

Fue un 21 de febrero de 1971, en el estadio de La Condomina, cuando se dio inicio a una historia que ha culminado en esta histórica final. A pesar de los desafíos y las dificultades propios de una época en la que la Sección Femenina, rama de la Falange Española especificaba en su manual que sólo se permitía a las mujeres practicar el voleibol, balonmano, baloncesto, hockey, natación, esquí y montañismo, el Real Murcia fue un artífice clave para que ese enfrentamiento entre España y Portugal pudiera tener lugar.

Aquel primer partidofue un punto de partida crucial para el fútbol femenino en España. Sin embargo, el camino hacia ese momento estuvo lleno de obstáculos y desafíos. En los años 70, el fútbol femenino estaba en pleno surgimiento, pero enfrentaba el rechazo del Régimen franquista y de la Real Federación Española de Fútbol.

José Luis Pérez Payá, presidente de la Federación en ese entonces, expresó opiniones controvertidas que reflejaban la mentalidad de la época, afirmando que no veía el fútbol femenino como algo «estéticamente femenino».

No tengo nada en contra del fútbol femenino, pero tampoco me agrada. No lo veo muy femenino desde el punto de vista estético. La mujer en camiseta y pantalón no está muy favorecida. Cualquier traje regional le sentaría mejor

José Luis Pérez Paya – Presidente de la RFEF en 1971

La idea original de que la selección de Portugal se enfrentara a la selección de Castilla en Madrid tuvo que ser cambiada repentinamente debido a diversos problemas logísticos. Fue en ese momento que el Real Murcia y el ambiente acogedor que ofrecía la ciudad de Murcia jugaron un papel fundamental para que el primer partido de la selección española femenina pudiera realizarse.

Manuel Carlón, presidente del equipo de fútbol femenino Sizam y uno de los organizadores del encuentro, expresó en la rueda de prensa de presentación del partido, que se celebró en el hotel Hispano:

«Hemos traído este primer partido de la selección a Murcia porque ha sido aquí donde hemos hallado más y mejores facilidades que en ningún sitio.»

Manuel Carlón

Sin embargo, las dificultades y amenazas no tardaron en aparecer. La Sección Femenina de la Falange, que tenía restricciones estrictas sobre los deportes que las mujeres podían practicar, y la propia Federación, generaron obstáculos que debieron sortearse.

Cartel en el que se obvia el término de «selección nacional» para referirse al combinado español

A pesar de todo, las diecinueve valientes jugadoras que formaron parte de la convocatoria para el encuentro y que pasaron a la historia fueron: Mari Carmen Arce ‘Kubalita’, Ana Seijo, Virginia Cuñat, Mari Carmen García, Amparo Herrera, y Paquita Cruz, de Valencia; Cecilia, Marisa, Mari Jo, Angelines Pérez ‘Quilla’, Vázquez, Virginia, Concepción Sánchez ‘Amancio’ y Laura, de Madrid; Núria Llansà, Blanca Fernández y Lolita Ortiz, de Barcelona; y Mimí Cañete y Marisa Conde, de Fuengirola. Estas dos últimas no pudieron acudir a última hora.

El momento del partido no estuvo exento de desafíos. Desde la confusión en las gradas hasta las presiones para que el árbitro designado no dirigiera el encuentro, el camino estuvo lleno de obstáculos. El presidente del Real Murcia, Codina Benítez, demostró ser un aliado valioso al permitir que las jugadoras ingresaran al campo a pesar de las amenazas.

El árbitro, Miguel Sánchez Ramos, finalmente dirigió el partido sin su uniforme oficial, pero eso no impidió que las jugadoras españolas mostraran su orgullo al representar a su país en la cancha.

El resultado del primer partido de la selección femenina de fútbol fue lo de menos

Al final y, aunque el resultado fue lo de menos, el partido finalizó con empate a 3 y los goles fueron de Laura, quién marcó el 1-0 al rematar una internada de Vázquez por la banda y se convirtió en la primera futbolista en marcar un gol para el combinado femenino español; Conchi que puso el 2-0 tras driblar a su marca y fusilar a la guardameta; Ana Santos hizo el 2-1 para Portugal aprovechando una melé dentro del área; Cruz hizo el 3-1 en un contragolpe y tras asistencia de Vázquez; Mimí firmó el 3-2 de penalti por manos de Virginia II dentro del área; y María Luz hizo el 3-3 definitivo con un disparo lejano.

Este capítulo inicial, forjado en La Condomina con la participación clave del Real Murcia, sentó las bases para el desarrollo y el avance del fútbol femenino en España. Desde aquel momento histórico hasta la actualidad, el camino ha sido largo y lleno de desafíos, pero el compromiso y la pasión de las futbolistas españolas han llevado al equipo a la final de un Mundial.

Este logro no solo es una victoria para el fútbol femenino español, sino también un recordatorio de la importancia de la perseverancia y el esfuerzo en la lucha por la igualdad y el reconocimiento en el deporte. El Real Murcia y el estadio de La Condomina seguirán siendo parte fundamental de esta historia, un legado que trasciende el tiempo y que será recordado con orgullo por generaciones venideras.

- Advertisment -spot_img
RELACIONADO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

LO + LEÍDO